Cómo evitar el desgaste de maquinaria con OilWear

VISION_SENSOR-590666-edited.jpg

 

OilWear es un sensor capaz de revelar, en tiempo real, la cantidad y el tipo de desgaste que se produce en una máquina crítica. Permite distinguir  si la aparición de partículas se produce por un fenómeno de desgaste adhesivo, de desgaste abrasivo, de fatiga o de corrosión; lo que permite tomar decisiones con una mejor base de información y evitar el desgaste de maquinaria anticipándose a paradas no planificadas.


OilWear: medición activa frente a inspecciones periódicas

 

La degradación de la maquinaria crítica conlleva altos costes económicos asociados. Tanto el reemplazo de las partes deterioradas como las propias paradas (planificadas o no planificadas) del sistema para efectuar esas sustituciones, contribuyen a encarecer los procesos. La medición activa de los patrones de desgaste de la máquina que ofrece OilWear, algo que no se puede medir con ninguna otra tecnología del mercado, ayuda a comprender el funcionamiento de la máquina y a identificar qué condiciones de operación le generan más estrés. Al mismo tiempo, permite al usuario final explorar diferentes opciones para maximizar la vida útil de la máquina, como modificar las condiciones de trabajo, realizar una reingeniería de materiales o variar las especificaciones técnicas.

Además, esta tecnología hace posible adelantarse a un posible fallo ya que permite la identificación  de tendencias y, por lo tanto, ayuda a tomar las precauciones necesarias para que no vuelva a detenerse el proceso de forma no planificada.

 

Superación de malas prácticas


Gracias al sensor OilWear se pueden superar las malas prácticas de medición de desgaste. La manera habitual de detectar el deterioro de la máquina para anticiparse a él es realizar una inspección periódica, donde se observan evidencias a posteriori. Además, estas inspecciones se complementan con monitorización del estado del aceite mediante análisis en laboratorio. Sin embargo, este enfoque presenta una serie de inconvenientes:  cuando se analizan muestras en un laboratorio se mide la contaminación existente en un punto representativo. Si además se trata de un sistema con recirculación y cuenta con filtros los datos pueden estar falseados, ya que éstos absorben gran parte de esas partículas, y dependiendo del punto de muestreo puede no ser significativo. OilWear realiza una medición dinámica del tipo de partículas y cómo se van desprendiendo en ciertos puntos críticos de la máquina.

 

Se terminaron los fallos no planificados en el sistema


La consecuencia directa de desconocer que se está produciendo un exceso de desgaste en una máquina puede ser un fallo no planificado, con el alto coste que ello conlleva. Por otra parte, es posible que cuando se da una situación de urgencia no se efectúe una evaluación de las causas que han originado esa incidencia. Además de los costes para el propio proceso productivo, se genera una mala práctica de puesta en marcha por la urgencia de volver a reiniciar el funcionamiento del proceso.

 

OilWear revela condiciones de desgaste y variaciones clave

 

El sensor OilWear no solo señala cuáles son las condiciones de desgaste, sino que además indica si existen variaciones relacionadas con la operación de la máquina. Su valor añadido es detectar la tasa y tipología de generación de partículas e identificar la causa de su aparición como ninguna otra tecnología es capaz de hacerlo en este momento. OilWear revela si el problema surge por un fenómeno de desgaste adhesivo, de desgaste abrasivo, de fatiga o de corrosión. En función del tipo de partículas más predominantes detectadas, se puede orientar al cliente sobre qué acciones tomar, ya que es posible adoptar soluciones específicas ajustadas a cada caso.

Si, por ejemplo, revela un problema debido a un fenómeno de fatiga, existen altas probabilidades de que sea por la calidad del material o el esfuerzo al que la máquina está sometida. Si lo que observa es un incremento de partículas por un fenómeno de desgaste adhesivo, con mucha certeza se deberá al estado del lubricante o a un montaje inadecuado.

 

Patrones de desgaste de la máquina

 

El monitoreo del sensor OilWear permite identificar el origen y los patrones de desgaste de la máquina. Además, aporta valor añadido uniendo la información de cómo se va comportando el desgaste del sistema durante los distintos estados de operación. OilWear no solo señala cuándo se produce esa situación, sino el cómo y el por qué, lo que supone una valiosa información para impedir que se produzcan paradas imprevistas.

 

Identificación de la cantidad de aire


Gracias a su avanzada tecnología, OilWear identifica la cantidad de aire existente en el sistema de lubricación. La presencia excesiva de aire genera una oxidación acelerada en el fluido, con la consiguiente degradación y reducción de la vida útil del sistema. El aire entra en el sistema en forma de burbujas, y si éstas contactan con las partes lubricadas bajo condiciones de alta presión puede generarse su implosión y, en consecuencia, impactos puntuales. Este fenómeno, llamado cavitación, origina arranque de material, lo que a su vez es un inductor del desgaste. La presencia de aire en la zona de trabajo puede ocasionar a su vez una pérdida de eficiencia de la lubricación y la no generación  de la película lubricante necesaria, con los consecuentes problemas que esto ocasiona.

 

Rango de sensibilidad y mapeo de la información

 

Muchos de los sensores existentes en el mercado, incluso los que pueden medir por debajo de 4 micras, ofrecen un indicador puntual que va fluctuando pero no son capaces de establecer una valoración de tendencias o de realizar cálculos más globales. OilWear permite desarrollar un tratamiento digital amplio de la información con el que correlacionar en profundidad unos datos con otros. El dispositivo facilita información en tiempo real de una forma clara, rápida y orientada al cliente, ya que el proceso de obtención de datos concluye con la entrega de una información sencilla de entender y amigable.

 

Montaje sencillo y mantenimiento sin paradas

 

La instalación de OilWear en función de la aplicación se puede realizar en menos de 2 horas mediante un bypass. Tras ese breve plazo de tiempo ya está preparado para brindar información específica y sencilla de comprender. La clave para obtener información relevante sobre el sistema monitorizado es seleccionar un punto de instalación adecuado en cada caso.  Los requisitos para efectuar su instalación son muy sencillos; una presión superior a 2 bares y un caudal pequeño (entre 0,1 y 1,5 litros por minuto) que no afecta al sistema de lubricación. La instalación se lleva a cabo con solo dos tuberías, una de entrada, otra de salida y dos latiguillos, uno de comunicación y otro de alimentación. Mientras que otros sensores, instalados en la tubería principal del sistema de lubricación, obligan a detener la máquina para ser recalibrados, reparados o sustituidos, , OilWear no hace necesario interrumpir el funcionamiento para realizar un mantenimiento del sensor.


OilWear es una solución tecnológica avanzada para el monitoreo de fluidos con la que es posible identificar tanto el origen como los patrones de desgaste de una máquina crítica. Gracias a su análisis de los diferentes estados de operación del sistema, el sensor indica en qué momento aparece el desgaste y las causas de su origen. Por todo ello es la mejor y más completa fuente de información sobre la que tomar medidas de corrección y anticiparse a posibles detenciones no planificadas del sistema.

0COMENTARIOS

Dejar un comentario

Entradas recientes