Soluciones de Atten2 para evitar averías por contaminación de aceites lubricantes

Post-16

 

La contaminación de aceites lubricantes es un problema muy común que puede darse en cualquier fase del ciclo de la vida de éste y ser el origen de averías y paradas de producción no deseadas. La presencia de contaminantes en el fluido de lubricación no se trata de un hecho aislado, de baja frecuencia o propio de un sector particular. Al contrario, es un problema transversal y de alta frecuencia para toda la industria, especialmente acusado en sectores que se ubican en entornos muy exigentes, como la minería (polvo), cualquier industria offshore (agua) y en plantas de fabricación que empleen motores diésel (hollín).

 

¿Por qué es buena idea implementar la tecnología de sensores de Atten2?

 

Principalmente, por la anticipación. La sensórica de Atten2 permite la detección temprana de contaminantes en el aceite y permite evitar o minimizar el impacto de  posibles averías que se derivan de este problema de lubricación.

La monitorización a tiempo real del estado del aceite de lubricación de los sensores de Atten2, a diferencia de las técnicas de mantenimiento preventivo, da visibilidad a los problemas antes de que se conviertan en un elemento crítico, lo que permite adoptar medidas para corregirlos.

La tecnología de Atten2, al evitar o minimizar el impacto de las averías, incide positivamente en la prolongación de la vida útil de las máquinas, hecho que se revierte en ahorro económico para las empresas que implementan estos sensores.

 

Descarga nuestra plantilla de niveles óptimos de limpieza

 

En las prácticas de mantenimiento convencionales, la detección de partículas contaminantes en el aceite se realiza a través de una muestra que se analiza en laboratorio. Es, por tanto, una foto fija de un momento determinado (tal vez no el más significativo) que no relaciona la condición de operación de la máquina con el estado del fluido lubricante. Además, es un proceso laborioso, costoso y que implica mucho tiempo entre la obtención de la muestra y los resultados.

La monitorización en tiempo real de Atten2 permite conocer en cada momento el estado del aceite y asociarlo a las condiciones de operación de la maquinaria, es decir, es capaz de determinar si un número elevado de partículas en el aceite obedece a un alto esfuerzo puntual de la máquina. Los datos que proporcionan los sistemas de Atten2, además, no precisan de un experto para identificar contaminantes externos en aceites lubricantes.

 

¿Cómo identifica Atten2 los contaminantes externos en aceites lubricantes?

 

Los sensores de Atten2 son capaces de detectar la contaminación en el aceite de lubricación a través de la detección de burbujas en el aceite y la medición de las partículas en suspensión. En este sentido, los sensores de Atten2 son los únicos del mercado capaces de diferenciar de manera eficaz las partículas de las burbujas.

 

Detección de burbujas

 

La detección de burbujas puede tener un doble significado: La entrada en el circuito de lubricación de aire o de agua.

Como se ha señalado anteriormente, la presencia de agua en el aceite puede ocasionar reacciones químicas que originan barros y, en consecuencia, atascos en la maquinaria e incluso acelerar la degradación del propio lubricante. Pero, además, también afecta a la corrosión de los materiales.

En el caso de las burbujas de aire, son indicadoras de una entrada excesiva de aire, lo que conlleva la inserción en el sistema de lubricación de contaminantes como polvo, o agua ambiental. La presencia de aire también afecta a la calidad de la lubricación ya que podría ocurrir que la película que genera la separación entre superficies no sea suficiente.

 

Detección de tamaños y formas de las partículas

 

La tecnología de Atten2 permite, además de detectar estas partículas, identificar su origen a través de su forma. Es decir, los sensores no sólo indican la presencia de partículas, sino que también aportan información sobre su procedencia, lo que puede ayudar a descubrir otros problemas adicionales. Las fibras, por ejemplo, son estructuras muy largas que pueden generarse por fallos en los sellos, cojinetes o engranajes.

Estas partículas se adhieren al aceite y, además de ensuciarlo, al circular por distintas partes de la máquina pueden generar un desgaste acelerado de componentes. Las partículas que se generan de la fatiga son partículas más planas y redondeadas y las que se originan debido a corte por abrasión son en forma de espiral. Toda esta información obtenida a través de la tecnología Atten2 permite conocer en detalle la causa raíz de la contaminación del lubricante y actuar en consecuencia.

 

Descarga nuestra plantilla de niveles óptimos de limpieza

0COMENTARIOS

Dejar un comentario

Entradas recientes